Un Regreso, Un favorito y Un confirmante… pero sin oportunidad


por Carolina Baquero

Hoy hubo nuevamente cartel de No Hay Billetes, pero no hubo materia prima para que los tres alternantes tuviesen éxito en sus presentaciones en Madrid. Un encierro (5) de la tradicional ganadería de Juan Pedro Domeq y uno de Juan Manuel Criado; al que le faltó en terminos generales calidad y fondo en su embestida.

Tras cinco años de ausencia regresaba el hijo del desaparecido Paquirri, Cayetano Rivera Ordoñez. Su mejor faena fue la ejecutada al tercero de la tarde, al que toreó despacio, templado y ligado; incluso conectando con el público, sin embargo el toro se vino a menos y terminó silenciada su labor, tras un pinchazo y estocada completa. Con el quinto de la tarde tampoco tuvo suerte con el acero, sin embargo su calidad hizo que la afición madrileña, lo hiciera saludar acompañado de una ovación.

El director de lidia era el favorito de la afición, José María Manzanares, tuvo que limitarse a hacer una labor de enfermero para cuidar las pocas condiciones de sus ejemplares, es por eso que los asistentes que son muy entendidos, jalearon las pocas muestras que pudo dar el alicantino… un capote y una muleta prodigiosa pese a las dificultades.

Un día que debía ser importante para Joaquín Galdós, terminó siendo poco motivante; pues pese a que su voluntad fue como la de un novillero ansioso de triunfo, poniendo rodilla en tierra y tratando de sacar el mayor provecho de su lote. Saludó en el de su confirmación.

Reseña: 

Cartel de No Hay Billetes en el festejo #22 de San Isidro. Se lidiaron cinco toros de Juan Pedro Domeq y uno de Juan Manuel Criado, de juego desigual.

José María Manzanares         palmas y silencio

Cayetano Rivera Ordoñez      silencio y saludo tras aviso

Joaquín Galdós                        saludo tras aviso y silencio tras aviso.