Ponce borda la faena de la Feria


por Carolina Baquero

Quince años después de su última puerta grande en Madrid, el gran maestro Enrique Ponce, volvió a romper el cerrojo de Las Ventas.  Ha ejecutado la mejor faena que se ha podido ver hasta el momento en la feria de San Isidro 2017.

En el primero de su lote, segundo de la tarde, el torero valenciano inició su faena al hilo de la tablas; probó los dos pitones, siendo el derecho el más potable y el que le permitió torear en redondo de hermosa forma, con la clase y el arte que lo caracteriza. La segunda faena fue un poco más complicada pero no menos importante, pues a un toro con poco recorrido logró el maestro ahormarlo y confeccionar una faena de uno en uno pero con trazos de enorme calidad. Cortó una oreja en cada uno de sus toros.

No fue la tarde de David Mora, quien desafortunadamente no logró encontrar la faena adecuada para su buen primer toro y con el segundo las condiciones climáticas (viento), hicieron que todo se tornara más difícil.  Cerró su presentación una fuerte cogida al entrar a matar al segundo de su lote y tuvo que se atendido en la enfermería.

Varea confirmaba su alternativa no tuvo suerte con su lote, quizás el menos potable de los tres. Sus dos labores fueron silenciadas, pese a las ganas de triunfar.

Reseña:

Festejo #23 de San Isidro. Toros de la ganadería de Domingo Hernández, de buena presentación y con buen comportamiento en términos generales, algunos un poco más potables que otros.

Enrique Ponce     Oreja y Oreja

David Mora       Saludos tras aviso y saludos tras aviso

Varea                   Silencio tras aviso y silencio tras aviso