Entre palmas y silencios


por Carolina Baquero

El festejo número 25 del San Isidro madrileño, no fue muy exitoso e incluso terminó con un feo accidente al matador José Carlos Venegas que tuvo que ser trasladado a la enfermería y su cuadrilla recibió la ovación al cerrar la tarde con el sexto toro, que fue el toro que provocó el traumatismo, a su vez fue el mejor toro de la tarde y Venegas logró probarlo por los dos pitones y tras una bernadina ocurrió la cogida y luego mató con una espada baja, por su evidente dolor que no le permitía perfilarse bien.

Fernando Robleño se caracterizó por su valor expuesto en el cuarto de la tarde, al que le logró ligar unas primeras tandas y luego se encunó en los pitones para lograr algo de emoción mientra el toro se venía a menos.

No tuvo mayor lucimiento Javier Castaño, quien tuvo que arrancarle los pases a un primer toro de su lote que no quería bajar la cabeza. Fue este valiente torero el que quizás pechó con el peor lote.

 

Reseña:

Festejo #25  de la feria de San Isidro. Se lidiaron toros de Cuadri de comportamiento muy dispar y complicado.

Fernando Robleño             silencio y saludos

Javier Castaño                    silencio tras aviso y silencio

José Carlos Venegas         silencio tras aviso y ovación

 

PARTE MÉDICO JOSÉ CARLOS VENEGAS

Traumatismo costal izquierdo con probable fractura costal, pendiente de estudio radiológico.

Pronóstico reservado

Firmado: Dr. García Padrós