Volvió Dolores


por Carolina Baquero

Después de siete años de no pisar Madrid, la poderosa ganadería de Dolores Garrido volvía a un San Isidro  y esta vez de los seis, hubo tres toros con calidad; en especial el lidiado en tercer lugar por el único torero de la tarde que cortó pelo, Gómez de Pilar. 

La lidia a ese tercero empezó con la exposición y variedad en el capote, seguida de unas buenas tandas por el derecho, pues por el izquierdo tendía a irse de la muleta.

A Rafaelillo le tocó bailar con la más fea, un lote peligroso que quería atropellar cuanto se ponía por delante; especialmente el primero de la tarde que más que un toro era un arma que se revolvía buscando herir.

El segundo alternante era Alberto Lamelas, quien estuvo muy dispuesto tuvo un toro (5°) noble y con condiciones que le permitieron dar variedad con el capote y la muleta. Con el primero de su lote también pudo gozar algo de su potabilidad, aunque se vino a menos más rápido.

 

Reseña:

Festejo #26 de San Isidro. Se lidiaron seis toros de Dolores Aguirre de presentación y juego variado.

Rafaelillo                silencio y silencio

Alberto Lamelas  silencio tras aviso y ovación tras aviso

Gómez del Pilar        oreja tras aviso y silencio tras aviso