No fue el día de los Miura


por Carolina Baquero

En la última tarde de toros en Madrid, cuando casi se llenaban los tendidos para ver la tan anhelada corrida de la ganadería emblemática de Miura; todo se vio opacado precisamente por el mal comportamiento de los toros de dicho hierro.

Sólo fue Rafaelillo quien pudo recibir una ovación después de lidiar al cuarto de la tarde. Aunque no todo fue bueno para él, quien salió un poco herido en ese segundo de su lote.

Parte médico: “Puntazos corridos en cara interna tercio superior muslo izquierdo y axila derecha. Pronóstico: leve”.

Reseña:

Festejo #32 (último) de la Feria de San Isidro . Se lidiaron toros de Miura de regular presencia y juego bastante malo. El segundo bis fue de Buenavista y un quinto bis El Ventorrillo fueron los dos más potables de la tarde.

Rafaelillo                     silencio y ovación

Dávila Miura              silencio y división de opiniones

Rubén Pinar               silencio y silencio