Colombo primer gran triunfador en Pamplona


por Alberto Lopera

colomboEl novillero Jesús Enrique Colombo ha sido el primer gran triunfador en la feria de San Fermín en Pamplona al cortar las dos orejas de su segundo novillo y salir a hombros de la plaza.

Dos días antes del primer encierro y uno, antes del chupinazo, abre la Feria una novillada del Parralejo, varias veces triunfadora en esta Plaza. Siguen mostrando su nobleza pero varios acusan escasez de fuerzas. Todavía no asisten las peñas pero hay una gran entrada. El venezolano Colombo confirma la gran impresión que dejó en Las Ventas.

El navarro Javier Marín, en su última novillada, se entrega en el primero, desde los faroles de rodillas iniciales hasta la media de rápido efecto: oreja generosa de los paisanos. En el cuarto, manejable pero soso, vuelve a entregarse, con escaso brillo, y falla con los aceros. ¿Está maduro para la alternativa?

El venezolano Colombo, triunfador en San Isidro, juega en banderillas con el segundo, maneja con facilidad los trastos pero el novillo se echa y lo han de apuntillar. En el quinto, se luce en un quite vistoso; banderillea con rotundidad, en cualquier terreno; encadena derechazos de rodillas; muletea con gusto, seguridad y variedad. Sufre una voltereta y una patada en la cabeza. Agarra una gran estocada y corta justamente dos orejas.

 Toñete, medio navarro, es hijo de Antonio Catalán, un conocido empresario. Logra suaves muletazos en el tercero, muy noble, flojo, pero mata mal. En el último, realiza un trasteo valiente y de línea clásica pero vuelve a fallar en la suerte suprema. Maneja mejor la muleta que el capote y la espada. Habrá que esperar.

Aunque sólo ha podido matar un novillo, Jesús Enrique Colombo sale a hombros y, sobre todo, demuestra que es una promesa cierta.

Pamplona, miércoles 5 de julio de 2017. Feria de San Fermín. Novillos de El Parralejo. Bien presentados aunque desiguales de hechuras y de buen juego en líneas generales salvo el desfondado 2º. Destacó el 3º por su gran clase y ritmo. También el buen 5º -aunque algo justo de fondo- y el noble 6º. Javier Marín, oreja y silencio tras dos avisos; Jesús Enrique Colombo, silencio y dos orejas; y Toñete, silencio en ambos. Entrada: Tres cuartos largos. Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Iván Fandiño.