Una sola oreja para Román hoy en San Fermín


por Alberto Lopera

románAbrió plaza un toro de precioso pelaje melocotón que fue abanto de salida y no se empleó en los primeros tercios. Desrazado el de Cebada Gago, sin entrega, desarrolló los mismos defectos en la muleta de Juan Bautista que anduvo fácil y mostró su buen oficio. Lo pasaportó de una estocada casi entera y desprendida y un golpe de descabello y fue silenciado. El de Arles volvió a demostrar sus conocimientos y técnica ante el cuarto, un toro encastado y difícil. Bautista le dio la lidia que requería a un toro complicado, pero la faena no llegó a los tendidos.

El segundo de la tarde fue un toro con calidad pero poca fuerza. El de Cebada Gago pedía pulso y suavidad, cuando había brusquedad o se le obligaba, protestaba. Javier Jiménez estuvo a buen nivel, entendiendo las dificultades del toro y consiguió tandas de buena factura. Mató de una estocada al encuentro que necesitó del verduguillo. El quinto fue devuelto al partirse un pitón y en su lugar se lidió un sobrero de Herederos de Salvador García Cebada, que fue muy deslucido y sin clase, embistiendo a media altura. El de Espartinas no pudo más que justificarse. Le buscó las vueltas, pero fue imposible.

Sincera entrega de Román con el tercero de la tarde, un toro áspero que fue desarrollando complicaciones. Salió a por todas recibiendo al toro por verónicas de rodillas. Estuvo variado con el capote. Con la muleta estuvo muy valiente decidido con un toro incierto. Cerró con emocionates manoletinas. Se tiró a matar a por todas, siendo volteado en unos segundos de gran angustia. Tremendo volteretón. El toro cayó rodado. El público reconoció su entrega con una oreja. El valenciano pasó a la enfermería y salió para lidiar al sexto, un toro, como todo el encierro, de imponente arboladura. Román volvió a estar valiente y entregado en una faena que fue un toma y daca. Nunca se entregó el de Cebada. Brilló sobre todo una buena tanda al natural. Mató de buena estocada pero el toro tardó en rodar, esfumándose toda opción de trofeo.

Pamplona. Viernes, 7 de julio de 2017. Cinco toros de Cebada Gago, bien presentados, astifinos. Uno, el 5º bis, de Herederos de Salvador García Cebada. Corrida complicada y dura. 1º, noble y deslucido; 2º, con clase pero sin fuerza; 3º áspero e incierto; 4º encastado y complicado; 5º, sin clase; 6º, con transmisión pero sin entrega. Juan Bautista, silencio en ambos; JavierJiménez, silencio y silencio; Román, oreja y ovación. Entrada: Lleno.