Remo-delación plaza de Las Ventas en Octubre


por Alberto Lopera

Manuel Angel Fernández director de Asunto Taurinos de la Comunidad de Madrid, responsable del manejo de la plaza de Las Ventas ha comunicado que las obras de remodelación necesarias se iniciarán a mediados del mes de octubre, pero que no peligra por ningún motivo la realización dela Feria de San Isidro del 2018. Estas son sus declaraciones publicadas en la revista Aplausos:

La plaza de toros de Las Ventas abordará un amplio proceso de reforma cuando la temporada comience a dar sus últimos coletazos. Las obras, indispensables para asegurar el futuro -el del edificio y, por ende, el del propio toreo-, adecuarán el coso a la actual normativa de seguridad y, además, mejorarán la accesibilidad y comodidad de los espectadores. Los planes iniciales pasan por ejecutar los trabajos interfiriendo lo menos posible en el desarrollo de la temporada pero, de toda ella, la única que a día de hoy tiene absolutamente asegurada su celebración es la joya de la corona: la Feria de San Isidro.

-¿En qué estado está la plaza?, ¿qué valoración han hecho los expertos?
-La plaza precisa reformas, pero no hay ni un solo informe de ningún técnico ni de ningún arquitecto que diga que esté en mal estado o que su estructura esté lo suficientemente dañada como para que no pueda albergar eventos de ningún tipo. Eso que quede claro. De hecho, la plaza tiene todos los permisos y autorizaciones en regla para celebrar festejos taurinos. Los concede la Comunidad de Madrid y ni ha habido ni hay ningún problema. Otra cosa son los permisos necesarios para celebrar festejos no taurinos. Cada uno de ellos requiere de una autorización expresa del Ayuntamiento y si han surgido problemas es porque este año sus técnicos han incrementado el nivel de seguridad exigido hasta ahora.

-¿Acaso la seguridad que debe ofrecerse a los espectadores de un festejo no taurino puede ser distinta a la de los asistentes a cualquier corrida?

-La seguridad es igual de importante en todo tipo de eventos. Sólo que los requisitos que se exigen para garantizar esa seguridad son distintos según el tipo de festejo que se trate. Incluso entre los espectáculos no taurinos las exigencias de seguridad son diferentes entre sí. No tiene nada que ver lo que se pide para admitir la celebración de un espectáculo de motos con lo que se demanda para un concierto, pongo por caso. Entiendo que la gente cuestione por qué para unos festejos urge incrementar la seguridad y para otros, no. Pero es que el reglamento de cara a permitir la celebración de un tipo y otro de festejos es muy diferente. No todo es tan sencillo como parece. Al contrario, es un tema bastante complejo.

-Los informes del Ayuntamiento son pues los que han dado el empujón necesario a las obras que había pendientes.
-La Comunidad pensaba hacer algún tipo de obra para mejorar el confort de los espectadores, pero a la vista de lo que exige ahora el Ayuntamiento para la celebración de otro tipo de festejos se ha decidido anticipar las obras y adaptar la plaza a las exigencias de sus técnicos para evitar problemas en materia de seguridad y de concesión de permisos.

¿Qué obras son necesarias, en qué debe consistir la reforma?
-Las obras van a ser de dos tipos. Unas serán de adaptación y adecuación de la plaza a la normativa vigente en materia de seguridad, teniendo en cuenta que es un edificio protegido -BIC- y no tiene por qué cumplir la normativa al cien por cien como no lo cumple, por ejemplo, una catedral; y las otras están relacionadas con mejoras en accesibilidad y comodidad. Todo ello con el correspondiente consenso con la dirección general de Patrimonio porque, insisto, hablamos de Las Ventas, es decir, de un Bien de Interés Cultural y cualquier obra, por pequeña que sea, requiere de una autorización expresa.

-La rumorología apunta a que las intervenciones arrancarán a primeros de octubre. Ello conllevaría a adelantar a septiembre la Feria de Otoño.
-Eso no está aún confirmado. Tenemos contacto permanente con la empresa adjudicataria, Plaza 1, y estamos viendo con ella cómo actuar en el edificio para causar el mínimo trastorno a la programación taurina y no taurina. Es más, lo de no interrumpir la temporada es una premisa marcada desde el principio. En cualquier caso, la Feria de Otoño no haría falta adelantarla porque el pliego permite que se celebre en cualquier momento a partir del tercer domingo de septiembre. La empresa, por tanto, tiene libertad para organizarla en una semana u otra. Nos dijo unas fechas determinadas a principios de temporada y yo creo que no van a cambiarse, pero repito que son ellos, y no nosotros, los que tienen que decidir.