Apoteosis de Ponce con Indulto en Málaga


por Alberto Lopera

Ponce indultoTriunfo apoteósico de Enrique Ponce en la llamada “corrida Picasiana” o”Del Crisol” al conseguir el indulto del quinto toro de Juan Pedro Domecq de nombre “Jaraiz” marcado con el número 53 y con 554 kilos. Grandiosa faena iniciada magistralmente con el capote, noble, flojo y de tremenda calidad, fue indultado tras una faena apoteósica de Enrique Ponce. El toro tomó dos puyazos, cumpliendo en el primero y siendo castigado con apenas un picotazo en el segundo. Ponce toreó de forma magistral por ambos pitones, con todo su repertorio, derechazos, naturales, cambios de mano, molinetes, poncinas… de todo. Labor sublime. Cuando parecía ir a por la espada, Ponce sacó el capote e instrumentó un quite de un temple descomunal. Luego, después de que el presidente concediera el indulto que el público pedía de forma insistente, invitó a salir a torear con la muleta a Javier Conde, quien no logró rematar ningún pase. Fue premiado con dos orejas simbólicas en medio del delirio general.

El primero, de Juan Pedro Domecq, fue flojo y muy noble. Ponce estuvo muy técnico en una faena que comenzó a media altura por la derecha y tuvo sus mejores pasajes en tandas de naturales, cambios de mano y las poncinas finales. Mató de una estocada, fue premiado con una oreja y se le pidió una segunda.

El tercero, de Daniel Ruiz, fue flojo y descastado. Ponce hizo una faena cuidando al toro a media altura para, al final, lograr algunos muletazos muy suaves, con mando y buen gusto. Estocada caída. Una oreja.

Conde, inédito de capa, ejecutó una faena con algunos muletazos sobre la mano izquierda preciosos por su empaque y buen gusto, aunque todo muy deslabazado. Mató de media estocada atravesada y descabello. Vuelta al ruedo.

El cuarto, de Juan Pedro, fue duramente castigado en varas. Conde, inhibido con la capa, llevó a cabo una faena desconfiada con algún muletazo suelto con empaque. Cuatro pinchazos y silencio para el torero.

Muy noble el sexto, también con el hierro de Juan Pedro Domecq. Lució Conde en el saludo por verónicas y luego, muleta en mano, realizó una labor que contó con muletazos sueltos de muy buen gusto, aunque falta de ligazón. Labor corta, con chispazos del arte y la personalidad de Conde. Mató de dos pinchazos y un descabello y saludó la ovación del público.

Al final del festejo, los toreros dieron una apoteósica vuelta al ruedo en compañía de Pitingo, Morente, Chantal, Loren y el director de la orquesta que amenizó brillantemente el espectáculo. Tras ella, Ponce y Juan Pedro Domecq fueron sacados en volandas por la puerta grande.

Málaga, jueves 17 de agosto de 2017. Corrida Picassiana. Espectáculo Crisol. Cuatro toros de Juan Pedro Domecq y dos (2º y 3º) de Daniel Ruiz. Nobles aunque faltos de fuerza en líneas generales. Indultado el 5º, Jaraiz, número 53, negro mulato chorreado, de 554 kilos y nacido en 12/12. Enrique Ponce, oreja con petición de la segunda, oreja y dos orejas simbólicas tras indulto; y Javier Conde, vuelta al ruedo tras leve petición, silencio tras aviso y ovación con saludos. Entrada: Casi dos tercios. Saludó Abraham Neiro tras parear al 3º. Durante el paseíllo sonó O fortuna, de Carmina Burana y, tras el mismo, se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado perpetrado en Barcelona. Los burladeros y las barreras del coso lucieron engalanadas por obras del artista Loren Pallatier. Ponce y Conde vistieron de luces y las cuadrillas, de goyescos