Bomba de éxito … triunfo en su tierra


por Carolina Baquero

IMG_0457Casi llenos los tendidos de Manizales en la segunda novillada del seriado Toros y Ciudad, un ambiente de aquella afición que en ocasiones no puede asistir a la feria grande.

Se lidió un encierro de la ganadería del maestro César Rincón, Las Ventas del Espíritu Santo. De muy buena presentación y juego desigual en términos generales, unos más que otros ; destacó el lidiando en segundo lugar.

El primero de la noche Camilo Hurtado con Perfumado 425 su número y 326 kilos, un novillo complicado, trotador, cortador de terrenos, huidizo y en ocasiones con peligro. Camilo lo hizo muy bien, buscó sacarle buenos pases, probó los dos pitones y logró en algunos momentos imponer su autoridad sobre la del animal. Dos pinchazos y media espada perpendicular al encuentro. Palmas.

Antonio Hernández conocido por algunos como Bombita, quien estaba excelentemente trajeado con un terno sangre toro y oro. Ejecutó un tercio de banderillas de buena ejecución y habilidades físicas destacables, falló un poco en la colocación. Gran satisfacción en los tendidos al ver las maneras de Antonio, toreando por los dos pitones con ligazón y clase, dando tiempos y distancias… hoy demostró que está listo para debutar con picadores. Dos orejas tras media espada con la que pasaportó a Cauto un buen ejemplar que embistió con calidad y que fue premiado con la vuelta al ruedo.

De rosa y oro se presentó Miguel Román quien saludó cerca ala puerta de toriles con una larga cambiada y buscó ser variado con el capote. Lulón número 417 con 300 kilos de peso destacó por su atención, prontitud, fijeza y cabeza baja. La faena fue irregular y tuvo desorden, al final estocada delantera y caída; y varios intentos de descabello. Palmas y palmas al novillo en el arrastre.

Un astado avanto y veloz el que le correspondió en turno a Alejandro Restrepo, que tuvo muchas ganas desde el inicio y además logró meterlo poco a poco en su pañosa y ligar varias tandas, donde algunos de sus pases fueron templados. Al entrar a matar cometió un grave error, perfilarse sin muleta y se llevó un fuerte golpe que le dejó una herida en el rostro; dos pinchazos, estocada trasera y tendida; y estocada en buen sitio. Palmas tras aviso.

Santiago Viloria debutaba en Manizales y lo hizo frente al novillo complicado, con escasas fuerzas y poca clase. El joven espada trató de encontrarle el sitio, probando por los dos pitones y dándole el terreno de las tablas; pero le tocó el garbanzo negro de la noche. Dos estocada en el costado derecho, sobre las costillas y un intento fallido con el descabello. Silencio.

No tuvo un buen final la noche, pues aunque A. Buendía tuvo muchas ganas de triunfar, se le vio muy inseguro y eso hizo que la faena no tuviera un norte. Algunos sustos que gracias a Dios no tuvieron mayores consecuencias. Media Estocada trasera y perpendicular; y varios intentos de descabello. Silencio.