Tarde sin mucho qué decir


por Carolina Baquero

Manizales511Lleno en los tendidos para la tercera novillada del seriado manizaleño, esta vez picada y con tres alternantes : Juan Camilo Alzate, Francisco Puerta y Luis Miguel Ramírez.

Se lidió un encierro de Armerías, de buena presentación aunque desigual y su comportamiento bastante variado, algunos con demasiado peligro y hostilidad, otros atentos y buenos, pero todos en común tuvieron picante. Destacaron en sus peleas en varas.

Novillo muy complicado el primero de la tarde número 394 y 390 kilos de peso, de nombre Suertudo para Juan Camilo Alzate. En el tercio de banderillas fue accidentado, una fuerte cogida al banderillero Jhon Jairo Suaza “Chiricuto”; quien quedó inconsciente en el ruedo y trasladado a la enfermería donde recuperó la consciencia. La faena de Juan Camilo fue técnica más que artística, una labor de lidiador porque el toro no permitía más allá de esto. Estocada completa y tendida; varios intentos fallidos de descabello. Leves palmas tras tres avisos y el toro vivo a los corrales.

El segundo de su lote, Triunfador fue un buen toro, con genio, escaso de clase pero siempre fue a la muleta y transmitió en su embestida. La faena fue ordenada, ligada y limpia en su mayoría, sin embargo algo faltó para que el público se conectara. Pinchazo, media espada y descabello. Palmas tras aviso.

Francisco Puerta de la ciudad de Manizales tampoco la tuvo fácil con Tejón, número 389 con 406 kilos de peso; un novillo áspero, sin clase y con peligro. Lastimosamente la falta de experiencia y la desconfianza que le generó a Francisco, hizo que la faena fuera de unipase y con sensación de angustia constante. El tercio de muerte no fue menos complicado, falló en todos sus intentos de matar y sonaron los tres avisos.

La faena fue más alegre con Angelito que le correspondió a Francisco Puerta, el novillo alto de agujas siempre llevó la cara arriba, calamocheaba y aunque era incómodo, tenía emoción. Francisco no se arrugó y lo toreó de frente, con disposición y buscando el triunfo; sin embargo no logró identificar la lidia correcta y se le vino a menos. Un tercio de muerte bastante tedioso para él y el público. Tres avisos, toro vivo a los corrales.

El tercer alternante era Luis Miguel Ramírez, que gustó mucho con el capote… ejecutó unas buenas lopecinas para rematar. Muy pausado y tranquilo estuvo Ramírez, logró ejecutar buenas series de muletazos con calidad, dándole tiempo a toro que era muy pronto, atento pero con picante peligroso, era difícil de comprender. Un cuarto de espada, tendida y trasera; estocada trasera y descabello. Palmas.

Poco se pudo ver en el cierre de la novillada, Luis Miguel se encontró con uno de aquellos que pide carnet y vislumbra todas las falencias. El joven torero quiso pero no se pudo, no hubo nada de emoción. Estocada trasera y desprendida. Fallas con la espada.