Noche de voluntad y poco triunfo


por Carolina Baquero

Se da inicio al primer festejo de la pre feria Toros  para Todos en la ciudad de Cali, con un cuarto de plaza y seis novilleros en el cartel que abre este seriado.

Se lidió un encierro de la ganadería de Rocha Hermanos, de muy buena presentación y con juego variado. Palmas en el arrastre para 1,2 y 3. Se dio un séptimo toro de regalo para el novillero ecuatoriano Marcillo.

El primer alternante de la noche fue el novillero Juan Camilo Alzate, quien estuvo muy entregado y tratando de transmitir lo que no hacía su oponente. El novillo Navideño, de buena presentación, fue desatento, con poco recorrido y con su cara a media altura ante los engaños que le presentaba el torero. La faena se alargó un poco y esto amenazaba contra la seguridad de Juan Camilo, a quien el novillo ya buscaba. Estocada efectiva en buen sitio. Oreja.

Muy buena presentación la del novillero de Choachí (Cundinamarca), Sebastián Caqueza, quien se mostró sereno, artístico y con muestras de su experiencia; se tomó los tiempos y las distancias correctas para dosificar la emotividad del ejemplar que tuvo transmisión y que tras salir del caballo mejoró su embestida y humilló en la muleta. Infortunadamente falló con el estoque y recibió unas frías palmas.

novillada cali

Juan Sebastián Hernández, un boyacense hecho taurinamente en Cali, es un novillero alegre, que busca conectar y lo logra fácilmente con el público, además de un gran valor que demostró ante el novillo que en ocasiones quería atropellarlo. La faena tuvo un buen inicio, tandas ligadas pero poco a poco se vino a menos, quizás porque el astado se sentía un poco ahogado ante falta de pausas. Estocada en lo alto y descabello certero. Oreja.

Debutó en Cali el torero ecuatoriano, José Andrés Marcillo, muy bien trajeado y con la presencia de torero serio; lamentablemente tuvo muy mala suerte con el novillo que le correspondió, parado, manso y con casi ninguna posibilidad de hacer algo con él. Marcillo se lamentaba ante los intentos en falso que trataba de dar por los dos pitones.

El quinto novillo de la noche fue incierto y complicado, le correspondió a Juan David Manjarrez, el único caleño de la noche; no tuvo una presentación de mayor éxito en su plaza, las exigencias del astado lo hacían sentirse inseguro. La faena fue de uni pase y se colofonó con media espada certera. Palmas.

Santiago Viloria tuvo un buen inicio de faena con el novillo que acompañaba su toreo con un buen comportamiento pero se vino a menos y lo más molesto de todo, es que se tornó violento en su embestida; buscó el abrigo de las tablas y no le permitió el lucimiento a un novillero que mostró detalles de madurez y calidad. Pinchazo y media estocada trasera. Palmas.

Se lidió un séptimo toro que en buen gesto tuvo el ganadero por regalar para que el novillero ecuatoriano tuviese oportunidad de mostrarse. Sin embargo más que regalo fue otro dolor para el joven torero, le intentó torear por los dos pitones y aunque tuvo mejores condiciones que su primero, pues este también era descastado. Muy meritoria su labor ante el peligro. Estocadon en lo alto.