La Infanta Elena, premio taurino ABC


por Alberto Lopera

infanta 1Su Alteza Real la Infanta Doña Elena recogió este martes el X Premio Taurino ABC, que en esta edición reconoce a los aficionados por “mantener viva la pasión por el arte de los toros”. El acto, celebrado en la Casa de ABC, congregó a personalidades de todos los ámbitos: Catalina Luca de Tena, presidenta-editora del periódico, Bieito Rubido, director de ABC, la minitra de Defensa, María Dolores de Cospedal, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido o Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento.

El mundo del toro estuvo representado por los empresarios de Las Ventas, Simón Casas y Rafael García Garrido, Victoriano Valencia, Jaime Ostos, Ortega Cano, Curro Romero, Curro Vázquez, Juan Antonio Ruiz “Espartaco”, Victorino Martín, Pablo Lozano, Álvaro Domecq, Enrique Ponce, El Litri, Cristina Sánchez, Roberto Domínguez, Dávila Miura, Sancho Dávila, Rui Bento, Morante de la Puebla, Roca Rey, Diego Ventura, Leonardo Hernández, Andrés Caballero, El Cid, Román, López Simón, Posada de Maravillas…, entre otros.

En su discurso, Doña Elena puso en valor el arte de la Tauromaquia, “un arte que en España se lleva produciendo en cada corrida desde hace siglos hasta formar parte de nuestra cultura, y que a lo largo de este tiempo hemos ido extendiendo por diferentes países”, según recoge ABC en su edición digital.

Asimismo, se refirió a los toros como una pasión heredada de sus antepasados: “Mi pasión por los toros viene transmitida por mi familia: mis abuelos los Condes de Barcelona, Don Juan y Doña María, una extraordinaria aficionada con la que tuve la enorme suerte de compartir numerosas tardes de toros; y también por mi padre, el Rey Don Juan Carlos, con quien comparto afición y le acompaño siempre que puedo”.

Por último, Doña Elena señaló: “Respeto las opiniones de cada cual, y por eso me siento orgullosa de querer y de apoyar el espectáculo de la Tauromaquia. Amarlo es, sin duda, amar en una de sus muchas y riquísimas facetas a esta España donde todos cabemos en enriquecedora convivencia, asentada en el respeto mutuo”.