Román oreja y cornada en Valencia


por Alberto Lopera

roman valenciaUna oreja de ley cortó Román del tercero, al que entró a matar o a morir en la suerte suprema, saliendo volteado y herido del trance. Fue el emocionante epílogo a una labor intensa, abierta con improvisados estatuarios -muy quieta la planta- cuando una inoportuna arrancada del toro le sorprendió antes de brindar al público. Resolvió con cabeza… y valor. Luego, en el toreo fundamental, acertó a ligar los muletazos, dejando siempre el trapo puesto en la cara del jandilla que, de ese modo, no tuvo más remedio que repetir sus embestidas. Se pasó cerca las arrancadas de Granado, que, aun sin terminar de humillar, tuvo casta y permitió a Román jugársela como se la jugó. Conectó el valenciano, especialmente en una serie sobre la mano derecha en la que rompió la faena. Luego, encogió el corazón de todos tirándose a ley en la estocada final. Tras pasear el trofeo pasó por su propio pie a la enfermería, sonriente, como si nada hubiera pasado, pero con una cornada en la axila que le impidió salir a lidiar a su segundo toro.

Valencia, domingo 11 de marzo de 2018. Feria de Fallas. Toros de Jandilla, bien presentados, con movilidad y desigual clase. Destacaron 1º, 3º y 6º. Juan José Padilla, ovación con saludos tras leve petición, silencio y oreja en el que mató por Román; David Fandila “El Fandi”, silencio tras leve petición y silencio; y Román, oreja tras aviso en el único que lidió.Entrada: Casi tres cuartos. Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del niño Gabriel Cruz -desparecido en Níjar- y del torero cómico Paco Arévalo. Asimismo, Padilla -que se despedía de Valencia- fue obligado a saludar montera en mano. El último toro que Padilla lidió en Valencia fue Mostero, nº 36, negro, nacido en febrero de 2014 y de 532 kilos de peso.

PARTE FACULTATIVO DE ROMÁN.- “Durante la lidia del tercer toro ha ingresado en esta enfermería Román Collado, el cual presenta cornada en región axilopectoral izquierda de unos 20 cms., con sección casi completa del músculo pectoral mayor y su aponeurosis, sin afectación vascular ni nerviosa. Se practica Friedrich de la herida, dermis, aponeurosis y tejido muscular. Sutura muscular con puntos reabsorbibles. Puntos sueltos en aponeurosis. Drenaje de penrose interviniendo toda la zona y extrayéndolo por contraabertura en zona más declive. Sutura de piel con monofilamento. Anestesia local y sedación. Pronóstico: Reservado. Se traslada al herido al Hospital Casa de la Salud de Valencia. Firmado: Dr. Cristóbal Zaragoza”.