Para Colombo la única oreja en cierre de feria


por Alberto Lopera

ferreraBajo la pertinaz lluvia transcurrió la última corrida de la Feria de Fallas en Valencia. Solo una oreja se cortó por parte del venezolano Colombo, quien ha podido salir a hombros de no haber sido por la demora en doblar del sexto toro de Victoriano del Río. A Ginés Marín la espada le quitó las dos orejas y la Presidencia le negó el trofeo a Antonio Ferrera en su segundo toro.

A placer Ferrera desde la apertura, paladeando el toreo en una faena toda ella revestida de un gusto y una torería exquisita. Redondo el extremeño, inspirado, torero, sensacional, puso sentimiento en cada muletazo, a cada cual más templado, más despacio, más suave. Encajado, la cadencia perfecta, el sabor de los remates, de las entradas y salidas de la cara del toro. Gran faena. El epílogo a dos manos por alto fue perfecto. Se atascaron los aceros, sufrió un corte Ferrera y se esfumó el premio. Por el palco presidencial asomó el pañuelo azul, al que hicieron caso omiso los mulilleros que arrastraron al toro. Un despropósito. Volvió a salir el toro para la vuelta al ruedo ante la incredulidad de los presentes. Lo dicho, un despropósito.

Ginés Marín manejó con gusto y cadencia el capote, ganando terreno y rematando de forma sensacional con una media. Sorprendió el extremeño en un quite por morelianas o pase de la media luna, siendo prendido sin consecuencias. Arrebatado, calentó al público con otro por chicuelinas. Marín entendió a la perfección al toro, que se movió mucho, tuvo interés y aguantó una faena larga en la que le dio muy buen trato por ambos pitones. Ligado, encajado y asentado el toreo sobre la diestra. A buen nivel al natural. La espada y el agua, que arreciaba con fuerza en ese momento, lo emborronaron todo.

Arreó y de qué manera el tercero en los primeros tercios. Con muchos pies desde salida, no fue fácil de banderillear y Colombo solventó la papeleta con facilidad. En el tercer par al violín, de dentro a afuera, lo empaló. Solo la voltereta. Todo genio el de Victoriano, más bravucón que otra cosa, dijo basta a las primeras de cambio y cuando se sintió podido. El venezolano, que regresaba a esta plaza tras la cornada que sufrió en este mismo ruedo en octubre, aguantó parones, miradas y oleadas con valor seco. Serio y sincero esfuerzo de Colombo. Contundente el espadazo. Oreja.

Cerró plaza y feria un toro rajado, desrazado y deslucido. Colombo anduvo animoso, dispuesto, queriendo en todo momento. Labor intermitente por las condiciones del toro. Le buscó las vueltas, insistió e insistió, faena larga, abundante de muletazos. Una estocada contundente. Sonó un aviso. Tardó en doblar el toro. Petición de oreja que el palco no atendió.

Valencia, lunes 19 de marzo de 2018. Toros de Victoriano del Río, correctos aunque de distintas hechuras. De juego desigual. El cuarto, de nombre Jarretero, número 75, negro mulato, nacido en 10/13, de 535 kilos, premiado con la vuelta al ruedo, Antonio Ferrera, silencio y vuelta al ruedo tras dos avisos; Ginés Marín, ovación con saludos tras aviso y ovación con saludos; Jesús Enrique Colombo, oreja y vuelta al ruedo tras aviso y petición. Entrada: Un tercio de plaza. Ricardo de Fabra recibió, de manos de Toni Gaspar, diputado de Asuntos Taurinos, una placa conmemorativa con motivo del quincuagésimo aniversario de su alternativa. Jesús Enrique Colombo entró en el cartel sustituyendo a Román.