Novillada intrascendente en el inicio de San Isidro


por Alberto Lopera

novilladaCon dos tercios de entrada se inició la Feria deSan Isidro 2018, conuna novillada que al final ha sido intrascendente, ni una vuelta al ruedo se dió por parte de la terna actuante.

Poca historia tuvo el primer capítulo de la novillada que inauguró San Isidro. El novillo de Guadaira, descarado y hondo, no se definió hasta el último tercio, en el que no se empleó. Antes, Carlos Ochoa firmó un arriesgado quite con el capote a la espalda. David Garzón acusó su falta de oficio por lo que no terminó de ordenar las informales embestidas. La espada cayó fea y perpendicular.
El cuarto de Guadaira derrotó con mal estilo en los capotes desde salida. Su condición no mejoró durante la lidia de Porritas. Carlos Ochoa tropezó cuando iba a hacer un quite al tercero. Esquivó en el suelo la embestida en el último momento. Ochoa quitó por chicuelinas en cuanto se repuso. El novillo desarrolló en rabioso y a Garzón le faltó gobierno. El ecuatoriano se atascó con los aceros.

Carlos Ochoa llegó a Madrid con las ideas claras. Desde el principio trató de torear a la verónica, en el tercer encuentro el novillo, altón y ofensivo de cara, le rompió el capote y descompuso el entregado saludo.

Ángel Tellez se estrelló con un tercero de Guadaira al que le faltó empuje y transmisión. El novillo apuntó humillación y nobleza como virtudes pero la predominante falta de fuerza condicionó todo lo demás. Téllez trató de componer la faena entre algodones. Lo mejor, una gran estocada.
El sexto condensó el común denominador de la novillada de Guadaira: la falta de entrega. Se movió más que sus hermanos y tuvo constantes síntomas de mansedumbre. Por delante era un toro pero la falta de remate anovillaba su expresión. Ángel Téllez sólo pudo mostrar su buen concepto con algunos asentados naturales rematados detrás de la cadera. La estocada fue defectuosa.

Madrid, martes 8 de mayo de 2018. Feria de San Isidro. Novillos de GuadairaDavid Garzón, silencio en ambos;Carlos Ochoa, silencio tras aviso y silencio; Ángel Téllez, silencio en ambos. Entrada: Dos tercios. Saludó Juan Navazo tras un gran tercio de banderillas en el sexto.