Tarde de gloria torera en Madrid


por Alberto Lopera

oreja talaTarde de gloria torera en Madrid con tres figuras del toreo – cada uno en su estilo – han bordado faenas de sueño y mucha torerìa. Cada uno con una oreja en sus manos, premio justo a las magníficas faenas.

Madrid, corrida de expectación. Un espectáculo por sí misma. 24.000 almas a la espera del gran milagro del toreo. También una minoría muy minoría, esa España de siempre, con el deseo de que todo se frustre. Por esta vez, quimera inalcanzable. Los tres matadores pudieron ofrecer lo mejor de ellos. El Ferrera renovado, intimista y sin estridencias. El Manzanares contestado y combatido, con las armas suficientes para darle la vuelta a todos los dardos que le lanzaban –ese 7 que no cesa-. Y Talavante misterioso, original, imprevisible, con un toreo creativo y muy pulseado que se quedó al pie, maldita sea, de una puerta grande que ya se antojaba asegurada. Todo ello frente a una corrida de Núñez del Cuvillo bien presentada, con altas dosis de toreabilidad y alguna carencia de casta, ese fue el pellizco emotivo que faltó para que la magnífica tarde entrase en el territorio de lo excelso.

Fue el primer lleno de la feria. Eso se siente en Madrid desde la plaza Manuel Becerra hasta la misma explanada de Las Ventas. Reventa por las nubes y aficionados de postín llegados de toda España, incluido el AVE de Joaquín Sorolla, también de Alicante, especialmente de Denia, llegados al reclamo del maestro Manzanares. Ninguno de los matadores defraudó, pero quien estuvo más cerca de la gloria fue Alejandro Talavante con dos faenas muy originales.

Madrid, miércoles 16 de mayo de 2018. Feria de San Isidro. Toros de Núñez del Cuvillo, bien presentados y de buen juego. Antonio Ferrera, oreja y saludos tras aviso; José María Manzanares, silencio y oreja; Alejandro Talavante,oreja y saludos. Entrada: No hay billetes. Al finalizar el paseillo se guardó un minuto de silencio en memoria de Joselito El Gallo. Saludó en banderillas del sexto Juan José Trujillo.