Los toros de Miura, ya no son los toros de Miura


por Alberto Lopera

1_5_67_45311_DSC_9971Los famosos y terroríficos toros de Miura, ya no son ni en la leyenda. Aquellos Miuras de gran presencia y fiereza no queda nada de nada. Ayer en Madrid los seis fueron protestados desde la salida ante la falta de trapío, solo pitones y mucho genio mostraron. Con tan poco material, junto al peligro malo que tuvieron, mucho mérito de la terna salir de la plaza caminando.

Román hizo un importante esfuerzo en su último cartucho del San Isidro de 2018. Un toro alto de Miura que saltó al callejón a las primeras de cambio. En seguida Román se puso a torear a la verónica y la plaza respondió con vibración. Muy de verdad se puso Román con la mano derecha. El toro soltó la cara en todos sus viajes. Román trató de que se la encontrase siempre en la cara. Por el izquierdo fue muy violento. Román se fue derecho detrás de la espada que cayó un punto desprendida. El esfuerzo quedó sin recompensa pero ahí quedó en su tercera tarde de San Isidro.

Abrió la tarde un agalgado colorao de Miura de amplia cornamenta que se protestó por su falta de cuajo. Se frenó en el capote de Rafaelillo apuntando falta de fuerza. El toro desarrolló sentido que no pudo materializar por su falta de poder. En la suerte suprema cogió de lleno al murciano que se escapó de milagro. Con el descabello no estuvo acertado. El cuarto fue el clásico toro de Miura que mostró su complejidad desde que salió. Rafaelillo brindó al público y trató de poderlo por abajo. El toro mostró una importante falta de recorrido. Rafaelillo lo intentó sin éxito. Media estocada y un descabello.

El zancudo cárdeno que hizo segundo abría mucho la cara. Le costó desplazarse en el capote de Pepe Moral que lo empujó hacia delante. No se empleó en el caballo. Hubo dos tandas importantes rematadas con dos largos pases de pecho. Con la izquierda no hubo el mismo acople, tropezó a veces la muleta el miura. Al coger la espada sí logró nivel con la izquierda en una templada serie. El pinchazo previo a la comprometida estocada y los descabellos deslucieron la importante labor.

Madrid, domingo 3 de junio de 2018. Feria de San Isidro. Toros de Miura. Corrida mal presentada y de escaso juego. Rafaelillo, silencio tras aviso y silencio; Pepe Moral, ovación con saludos tras aviso y silencio; Román, silencio tras aviso y palmas. Entrada: Casi lleno.