A hombros Enrique Ponce y Paco Ureña en Istres.


por Alberto Lopera

ISTRESPUERTAGRANDEEnrique Ponce y Paco Ureña salieron en hombros en el primer festejo de la Feria de Istres después de cortar dos orejas cada uno a sendos toros de Adolfo Martín, que lidió un encierro de juego variado. Faena de maestro del genio de Chiva y naturales de oro del torero de Lorca. Completó la terna Curro Díaz que dejó retazos de su concepto en su buen primero, en el que incluso se le llegó a pedir un trofeo.

Que fácil parece el toreo cuando lo interpreta un catedrático de la talla de Ponce. Y la ecuación del de Adolfo no lo fue. Con las fuerzas medidas y poca entrega llegó en las telas del maestro de Chiva. No obstante, con paciencia y mucha sabiduría supo convencerlo. Preciso en cada toque, su muleta hizo maravillas una vez más. Las poncinas que remataron su obra fueron soberbias. Enrique Ponce no tuvo mucha suerte en su primero acto en Istres. Pues el animal de Adolfo Martin que rompió plaza tuvo escasas fuerzas y fondo. El maestro de Chiva hizo lo posible para construir una faena que nunca pudo tomar vuelo.

Cerró plaza un animal de buenas condiciones al que no dejó escapar Paco Ureña. Con mucha serenidad, Ureña dibujo excelentes tandas al natural que conquistaron al público. También fue manejable el tercero de la tarde y dejó Ureña expresarse. El torero murciano interpretó el toreo clásico con tandas de buen gusto. Superiores fueron los naturales. Un pinchazo y el fallo del puntillero le quitaron todas esperanzas de trofeo.

A punto de cortar el primer apéndice de la Feria estuvo Curro Díaz. Se las vio con un animal manejable de Adolfo. Dejo detalles con torería el torero de Linares que fueron del gusto del público francés. Pocas opciones ofreció el quinto, un animal que se fue a menos. Lo intento Curro Díaz pero en vano.

Istres (Francia). Viernes 15 de julnio de 2018. Toros de Adolfo Martín bien presentandos, nobles en líneas generales pero con falta de transimisión, destacando el último que fue aplaudido en el arrastre. Enrique Ponce, silencio y dos orejas tras aviso; Curro Díaz, ovación con saludos y silencio; Paco Ureña, ovación con saludos y dos orejas. Entrada: Casi lleno. Se guardó un minuto de silencio en memoria del ganadero Alain Granier y Luc Jalabert.