Nuevo camión para los Hermoso de Mendoza


por Alberto Lopera

camion-5-768x284La nueva imagen de Hermoso de  Mendoza ya esta circulando por las carreteras españolas y ya está  presente en las plazas donde actúan. Estamos hablando del camión de  transporte de los caballos que tras un arduo trabajo de carrocería ha  sufrido una transformación realmente importante.

Lo primero en cuanto a su aspecto exterior, donde las totalidades  claras has sustituido al negro que lo vestía en los últimos años. Un  color, en su mayoría blanco, que cambia según reciba los rayos de luz.  También el protagonismo de su cartelería ha cambiado y ahora ya no  figura exclusivamente el nombre de Pablo Hermoso de Mendoza, sino que  lo que se lee es el más genérico Hermoso de Mendoza, apareciendo  igualmente además del hierro de Pablo, el de su hijo Guillermo. La  otra modificación en cuanto a la rotulación es la eliminación de la  fotografía del portón, ya que lo que en su día fue una innovación, en  la actualidad se ha convertido en algo reiterativo por muy copiado. Se  ha sustituido por el hierro de la ganadería llenando todo el portón  trasero.

En cuanto a la cabina se ha ampliado consiguiendo ahora cinco plazas  para comodidad del personal que viaja con los caballos. Estos  vigilaran al equipo equino a  través de un circuito cerrado de  televisión para así seguir en contacto con ellos.

En el guadarnés del remolque, que es totalmente nuevo, cuentan con una  ducha y un baño para el personal, así como montureros y demás espacio  para los aperos de los caballos.

Igualmente, las cartolas laterales, cuentan con aperturas de  diferentes usos. En el lado donde se atan los caballos, las argollas  permanecen cerradas. Cuando toca atarlos, se abren unas cartolas hacia  abajo que dejan ver esas argollas y de paso sirven para proteger la  parte baja del camión de posibles manotazos de los caballos durante el  espacio que permanecen atados. El otro costado costa de dos aperturas,  la superior hidráulica, sirve de acceso a las cabezas de los caballos  y así poderles dar de comer sin entrar al camión. También se puede  usar de ventilación o para cualquier circunstancia que haga necesario  el acceso a los caballos. A esta rampa, dada su altura, se accede  mediante otra rampa, también desplegable, por la los que los  caballerangos pueden realizar todos esos trabajos.

En el interior se han mejorado las separaciones, los bebederos son  automáticos, aire acondicionado y además se le han dado unos  centímetros más de altura  para que los caballos sientan más espacio.

Estas son las principales modificaciones que ha sufrido el camión,  hasta ahora más admirado del circuito y que lo hace todavía más bonito  en su estructura exterior y más cómodo y funcional en su servicio a  las figuras equinas que lleva dentro.