Tres grandes toreros y dos muy buenos toros


por Carolina Baquero

No hubo orejas pero si muestras de tres muy buenas tauromaquias de toreros que dieron la talla ante la contratación que hizo la empresa manizaleña.

Se lidió un encierro de la ganadería de Santa Barbara de buena presentación… tres toros excepcionales de estampa. En cuanto al comportamiento tuvimos dos primeros buenos ejemplares, que permitieron el lucimiento de las muletas; de allí en adelante el comportamiento de los toros se vino a menos.

Una gran faena de Ramsés Ruíz, a un gran toro, bravo, con movilidad, raza y picante. La faena estuvo cargada de lo que mejor sabe hacer el bogotano, y es torear con arte y técnica… las tandas fueron ligadas y templadas, daba un justo tiempo entre tanda y tanda. Falló con la espada y perdió una posible oreja. Palmas.

Mala decisión fue enviar de segundo del lote a este toro para Ramsés, un toro que por hechuras decía mucho menos que su primero y en efecto no sirvió, era tan soso en su embestida que los tendidos se aburrieron porque la faena no tuvo nada de conexión. Ramsés hizo su labor de lidiador y a su vez de enfermero para cuidar más fuerzas que parecía escasear en el astado. Pinchazo y estocada. Silencio y pitos al toro.

Román Collado siempre viene con tanta voluntad a Manizales, y lo demostró con su saludo de capote. El toro fue tan bueno de salida, bravo y con mucha calidad, pero en banderillas cambió, empezó a cortar el viaje y en la muleta aún más mostró sus defectos, se metía ente la muleta y el cuerpo del torero; quien por su parte estuvo muy bien, colocándose en sitios apretados para las condiciones de este toro, ligándolo y aprovechando el picante de su embestida… un error de citar muy justo de espacio, hizo que se llevara una voltereta. Mal tercio de muerte. Palmas tras dos avisos.

El quinto de la tarde era hermoso de estampa, un fenotipo espectacular pero se lesionó uno de sus remos y fue cambiado.

El quinto bis fue muy malo, con malas ideas, no se quedó quieto en ningún momento; el matador que tenía el ánimo de triunfar y gustar al público, lo persiguió por todo el redondel, arrancándole pases que sin temple pero con una honestidad… porque otro torero quizás lo hubiese matado al segundo pase. Mató con estocada efectiva. Saludo desde el tercio y pitos al toro.

Un debut complicado para Alvaro Lorenzo, ante un toro tan difícil, que siempre mantuvo su estado de caminador, pronto, bronco e incómodo; no  dejaba estar, pese a que el torero en su buen saber le cambió dos veces el tipo de lidia, no fue posible hacer ni una tanda seguida, de uno en uno pero apretado, sin estar a gusto. Pinchazo y estocada completa en buen sitio. Palmas.

Con el sexto la historia fue aún más difícil de contar, era manso, sin posibilidad alguna porque en vez de embestir lo que hacía era atropellar la muleta; tanto que al torero también lo atropelló y le dio una fuerte voltereta que lo dejó muy maltrecho, afortunadamente sin consecuencias graves. Estocada y descabello. Palmas.