Ponce herido, oreja y lesión de ligamento


por Alberto Lopera

ponce valenciaUna de las peores lesiones que pueden sufrir los toreros es la de ligamentos, y precisamente la ha sufrido Enrique Ponce al ser cogido por su segundo toro en la corrida de hoy en Valencia.

El primero para la lidia a pie llevó el hierro de Olga Jiménez. El toro, manejable y noble, acabó viniéndose a menos. Enrique Ponce planteó y desarrolló toda la faena en los tendidos de sol. La actuación anduvo entre la facilidad, la pulcritud y la distinción del toreo del valenciano, que remató de una estocada entera y paseó el primer trofeo de la tarde.

El quinto fue un toro enrazado y exigente, que tuvo el interés propio de la casta. Ponce, de nuevo, se fue a los terrenos de sol, donde poco a poco fue construyendo una labor ligada, especialmente por el pitón derecho. El valenciano, paciente, se relajó más en el tramo final cuando se echó la muleta a la izquierda, cuando en un pasaje, al tratar de hilvanar un molinete invertido con el de pecho, fue prendido, cayendo al suelo de fea manera, sufriendo una cornada en la cara posterior del muslo izquierdo y una posible lesión en la rodilla.

 La faena de Ventura con notable mérito de mitad en adelante. El sevillano sacó a escena los mejores argumentos de su cuadra, primero Sueño, con el que no cupo mayor ajuste en el toreo de costado, luego con Nazarí y la belleza de su expresión en terrenos comprometidos y por último Dólar, con el par sin cabezada que hizo vibrar los tendidos. El remate con el rejón de muerte al segundo intento le valió el trofeo.

El toro de la presentación de Toñete como matador de toros en Valencia fue un remiendo de Parladé deslucido y sin clase. El madrileño anduvo dispuesto y queriendo, prueba de ello fue el sincero arrimón metido entre los pitones en el tramo final de la faena.

Valencia. Lunes 18 de marzo de 2019. Feria de Fallas. Toros de Los Espartales (1º y 4º), para rejones, y Olga Jiménez (2º, 5º y 6º) y Parladé (3º), para la lidia a pie. Bien presentados aunque de desiguales hechuras y juego. El rejoneador Diego Ventura, silencio y oreja; Enrique Ponce, oreja y herido; Toñete, silencio, silencio tras aviso en el que mató por Ponce y silencio. Entrada: Tres cuartos.

Enrique Ponce ha sido intervenido por espacio de cuarenta y cinco minutos de una “cornada en región proximal del muslo izquierdo, infraglútea, que interesa piel, tejido celular subcutáneo, fascia superficial, seccionando el glúteo mayor con una trayectoria ascendente de unos 12 cm. y otra descendente de unos 5 cm. Alcanza el isquion. Se practica Friedrich, lavado, sutura, drenaje y profilaxis antibiótica”. Además, según el parte facultativo, tras la exploración de la rodilla izquierda se diagnostica “rotura del ligamento lateral interno, rotura del ligamento cruzado y hemartros a tensión”. El pronóstico es “grave” y se inmoviliza a Ponce “con una ortesis estabilizadora de la rodilla en extensión”, trasladándosele a la Casa de Salud “para estudio de imagen”.