Tarde histórica en Sevilla y triunfo de Pablo Aguado


por Carolina Baquero

aguado puerta principeTarde para los libros de la historia, era corrida de expectación y fue tarde de celebración. Seis orejas se cortaron en manos de los tres toreros, cuatro de ellas por Pablo Agüado que abrió la Puerta del Príncipe.

Se lidiaron seis toros de la ganadería de Jandilla de muy buena presentación y juego variado, destacando su raza, en términos generales todos dieron oportunidades.

El primer toro de la tarde le correspondió a Morante de la Puebla, un toro con genio que en su segunda comparecencia con el caballo empujó muy bien. Morante tuvo disposición, o por lo menos mucha más que la mayoría de veces, probó los dos pitones y sus tradicionales molinetes brillaron .  Mató saliéndose de la suerte y falló con el descabello en muchas oportunidades. Silencio.

Bueno pues se ha visto al verdadero Morante de la Puebla, a ese que se entrega y es que sus compañeros de cartel creo que lo han empujado a brindar al público y luego a echarse de rodillas. El toro comenzó bien, acudiendo con prontitud pero poco a poco se fue quedando, sin embargo Morante tiraba de él y logró hacerle una gran faena con su sello de toreo antiguo, pero acercándose a los pitones como nunca. Gran estocada y oreja.

De frente a los toriles, arrodillado antes de las líneas concéntricas lo recibió Roca Rey con una larga cambiada y luego se fue al hilo de las tablas y fueron siete largas cambiadas que las acompañó la banda, algo que nunca sucede. El toro tenía picante pero le faltaba profundidad y recorrido, lo demás lo puso Roca Rey que enloquece a Sevilla, las tandas por los dos pitones no podían ser de más de tres muletazos, pero allí estaba el peruano estático; lo cogió y lo tiró al suelo, y como un milagro del cielo se quedó el toro oliéndolo con los pitones sobre la chaquetilla y no le hizo nada. La faena fue importante y mató muy bien. Oreja con petición de la segunda.

No tuvo suerte con el segundo de su lote Roca Rey, este astado tuvo mejores inicios que finales, pero por encima de sus condiciones siempre estuvo Roca Rey. Lo recibió con un cambiado por la espalda y ligó en su mayoría tandas por la derecha, abriendo el compás hasta donde su larga figura le daba. Hubo mucho orden y limpieza hasta donde se lo permitía el ejemplar. Pinchó y luego se volcó dejando una buena estocada. Saludo desde el tercio.

Pablo Agüado es un torero de categoría, que Dios cuide sus maneras para que tengamos otra figura del toreo. El toro fue muy bravo en varas y en la muleta también. La faena tuvo ligazón, suavidad y arte; el concepto de un toreo ortodoxo, llevándole tan despacito, dejándolo respirar al toro para que le permitiera redondear la faena. Mató de gran estocada y cortó las dos orejas.

La plaza se ha volcado con Pablo Agüado, una verdadera revelación del toreo, a un gran toro le ha hecho una faena de calidad excelsa, el andaluz es profeta en su tierra. Lo más hermoso de su faena fue con la izquierda, además de la gran sabiduría que tuvo para medir exactamente el tiempo correcto que debía durar su faena. Mató algo traserito pero efectivo, y cortó justamente las dos orejas. Son cuatro apéndices que históricamente le abren la anhelada Puerta del Príncipe.

Sevilla. Viernes 10 de mayo de 2019. Feria de Abril. Toros de Jandilla, bien presentados, nobles en general y justos de raza y fuerzas.  Morante de la Puebla, silencio tras aviso y oreja tras aviso; Roca Rey, oreja y ovación con saludos; Pablo Aguado, dos orejas y dos orejas. Entrada: Lleno de no hay billetes.