Oreja de ley para Román a toro de Adolfo


por Alberto Lopera

DSC_1338La grave cornada a Escribano, la oreja de Ley para Román y el lleno absoluto conseguido por Roca Rey ha sido lo más destacable de la corrida donde se lidió el encierro de Adolfo Martín y que gracias al bombo tuvo al torero peruano en el cartel.

El cuarto corniveleto, astifinísimo, lo recibió muy profesional con el capote, empujando la embestida. Brindó a través de la televisión a su compañero convaleciente Fortes. Se fue a los medios y empezó con un cambiado por la espalda, reiterado a continuación. En el pase de pecho se vio la transmisión del toro. La primera tanda por la derecha tuvo muletazos muy templados, el segundo pase de pecho fue extraordinario. Aguantó estoico Escribano. Se volvió a poner con la mano izquierda y el toro no perdonó: le metió todo el pitón en el muslo izquierdo. Rápidamente comenzó a emanar sangre empapando la taleguilla. La afición en conjunto recriminó a aquellos que se habían metido con Escribano. Román tuvo que despachar al toro. Palmas tras dos avisos.

El extraordinario quinto toro exigió seguridad en la colocación, en los toques, en la distancia. Román se la dio. Lo pulseó en cada muletazo. La laguna de la faena fue que no encontró la misma rotundidad con la mano izquierda. Remató con detalles por abajo. Se volcó en la estocada. Oreja tras aviso. Una ovación despidió al toro de Adolfo.

En el sexto Roca Rey, que inició la faena en los medios sobre la derecha. Hubo tres tandas de asentada cadencia, empujando la embestida hasta el final. El de Adolfo embistió humillado en la primera mitad del muletazo, en ocasiones se aburrió en el tramo final, pero otras veces hizo el avión con soberbia transmisión. Roca Rey lo cuajó, dejándole los vuelos siempre en el morro. Llevando la embestida larga, pasándoselo por la barriga, bajando la velocidad del codicioso albaserrada. Idéntica fue la pureza hallada al natural. Con muletazos cadenciosos, dibujando una circunferencia en torno a su cuerpo (como en aquel cambio de mano de la tercera serie). Inteligente en la medida, en los tiempos, en planteamiento. La faena iba camino de las dos orejas. Un pinchazo previo a la estocada desprendida diluyó la euforia. Se pidió una oreja pero el presidente decidió injustamente no concederla.

Madrid. Jueves 30 de mayo de 2019. Feria de San Isidro. Toros de Adolfo Martín. Bien presentados y de importante juego. Destacó el completo 5°. También dieron un gran juego el encastado 4° y el codicioso 6°. Manuel Escribano, silencio tras aviso y herido; Román, saludos, palmas tras dos avisos en el que mató por Escribano y oreja tras aviso; Roca Rey, silencio y saludos tras petición. Entrada: Lleno de “No hay billetes”.