Antonio Ferrera hizo el milagro en Las Ventas


por Alberto Lopera

f800x450-153666_205112_31 Antonio Ferrera hizo el milagro de la resurrección en Las Ventas. Después de pasar un calvario dramático de su salud por cerca de quince días antes de la corrida, Madrid le recibió con el corazón y le brindó gran ovación al finalizar el paseillo.

Fererra descerrajó en esta tarde de sábado con tres orejas la Puerta Grande de Madrid en una tarde de compromiso, inspiración y mucha magia en sus muletazos. Curro Díaz no tuvo opciones con sus toros de Zalduendo y resultó herido un entregado Luis David.

“Bonito”, con divisa negra por la muerte del ex ganadero del hierro, se llamaba el primero, nacido en marzo de 2014 y primero del lote de Antonio Ferrera. A pies juntos fue el recibo del extremeño, que luego lidió con torería en el tercio de varas al animal. Por la mano izquierda y con el cartucho de pescao inició faena, dejando naturales destacados ante el noble animal de Zalduendo. Toro que le repitió también en la segunda serie también por la izquierda, manteniendo el toro el recorrido y la clase. Inspiración y estética en los muletazos dejó en la segunda parte de la faena, en la que sin ayuda prosiguió dibujando su particular toreo. Espada en mano, le dio más de diez metros de distancia al toro, arrancándose éste de lejos y metiendo la espada en todo el hoyo de las agujas, lo que hizo rápido efecto en el de Zalduendo. Cortó una merecidísima oreja, pidiendo el público la segunda pero no otorgándola el palco.

 

Faena más de recursos técnicos fue la de Ferrera ante el cuarto, un animal que no colaboró como sus hermanos anteriores y en el que había que poner mucha voluntad. Lo hizo Ferrera, que sacó su conocimiento e inteligencia técnica para saborear momentos por el lado izquierdo, dándole tiempo y estando siempre bien colocado lidiando al de Zalduendo. A más fue la segunda parte de la faena del torero, al hilo de tablas y por la mano izquierda, rompiéndose a torear y a llenar de contenido el festejo. El público en pie, el torero pleno por la izquierda… y la estocada final recibiendo. Dos orejas.

Ya en la primera serie por la mano derecha al quinto dejó Curro Díaz su gusto, pero el toro no  fue el mismo que los anteriores, por lo que tiró de detalles el de Linares para dejar momentos de conexión sin fruto final. Ya con el animal manseando y al hilo de tablas, por la mano izquierda puso voluntad el andaluz, dejando espada en mano finalmente una estocada entera que fue efectiva. Ovación.

Luis David Adame resultó cogido por el sexto toro de esta tarde en Las Ventas. El animal de Zalduendo, en el inicio de la faena del torero hidrocálido, hizo por él y lo levantó varios metros del suelo. Ya con el torero en la arena, se lo pasó de un pitón a otro de forma brutal. Fue conducido rápidamente a la enfermería, de donde salió a los dos minutos por su propio pie prosiguiendo la faena. El matador magullado completamente prosiguió su faena con pundonor. La espada le jugó una mala pasada tras el final por bernadinas

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Décimo novena de la Feria de San Isidro. Corrida de toros. 17.000 espectadores.

Toros de Zalduendo. De excelsa clase y raza muy justa el excelente primero. Obediente sin entrega ni viaje el segundo. De gran calidad y entrega el buen tercero. Desordenado con mucho fondo el cuarto. Rajado pero noble el huidizo quinto. Obediente y repetidor el buen sexto. 

Antonio Ferrera, oreja y dos orejas tras aviso. 

Curro Díaz, silencio y ovación. 

Luis David Adame, ovación y ovación camino de la enfermería.