Espada negó la Puerta Grande a Ferrera y a Juli


por Alberto Lopera

ferrera pamplonaLos fallos con el acero han impedido a los diestros  Antonio Ferrera y El Juli, salir a hombros de la plaza de Pamplona en la corrida de hoy donde solo una oreja ha ido a las manos del madrileño, mientras el tercer espada Pablo Aguado ha dejado buen sabor entre los aficionados que de nuevo llenaron los tendidos.

Lidió bien de salida Ferrera al cuarto, que embistió templado en los primeros compases de su lidia. Interpretó la mariposa para sacar al toro del caballo. Se dobló con mucha torería Ferrera en el arranque de su labor muletera. El de Victoriano tomó bien el engaño y el extremeño se gustó e imprimió sentimiento a su quehacer. Al natural surgieron los pasajes más bellos. Por ahí el animal, a más en su comportamiento, desarrolló especial clase, lo que aprovechó Ferrera para deletrear el toreo. Dos últimas series sobre la diestra sin ayuda, coronada la primera de ellas con un pase de pecho vaciado por la hombrera contraria, epilogaron la faena. Aún dejó unos sabrosos ayudados por alto antes de emborronar todo con un feo metisaca. Toro y torero fueron justamente ovacionados. El torero, incluso, dio la vuelta al ruedo.

El Juli arrancó su faena de muleta con un molinete de rodillas camino de los medios. Una vez en el centro del platillo, Julián fue encelando y sujetando las embestidas por los dos pitones. Las alargó, templó y dominó en todo momento. Midió los tiempos y el celo del toro con maestría. Una serie al natural, de mano baja y mucha profundidad, fue el cenit de su mandona actuación. El toro, con buen fondo y a más, agradeció el trato dispensado por su matador, que coronó su obra con redondos por la espalda que terminaron de caldear el ambiente. El madrileño alternó a lo largo de su lidia el toreo fundamental con los guiños al público. Mató de una estocada trasera y desprendida y dos golpes de verduguillo que dieron paso a la concesión de un trofeo.

Aguado volvió a emplear el temple para ir reduciendo las emotivas arrancadas del sexto, que también dio opciones de éxito por su movilidad. Encajó la figura el sevillano, relajó la planta y logró mayor acople en las series instrumentadas por el pitón derecho. Labor medida, con altibajos, concluida de media estocada arriba con derrame.

Pamplona. Jueves 11 de julio de 2019. Feria de San Fermín. Toros de Victoriano del Río. Bien presentados y de buen juego en conjunto. Destacaron 1º, 4º -éste, especialmente-, 5º y 6º. De menos opciones 2º y 3º. Antonio Ferrera, ovación con saludos tras aviso y vuelta al ruedo; El Juli, silencio y oreja tras aviso; Pablo Aguado, ovación con saludos y silencio. Entrada: Lleno.