Triunfal reaparición de Roca Rey en su patria


por Alberto Lopera

roca reaparición copiaCon lleno en los tendidos de la plaza de Acho en la capital peruana se vivió la triunfal reaparición de Roca Rey después de seis meses fuera de los ruedos.

El público esperó a Roca Rey con expectación. Y a fe que el peruano no defraudó a sus paisanos. Le cortó las dos orejas al toro de su regreso a los ruedos, de nombre Farolero. El matador, rodeado en un día tan especial por una cuadrilla cien por cien peruana, extasió en Acho con una faena redonda, de menos a mucho más. Ya lució de salida a la verónica y, posteriormente, en un ajustado quite por chicuelinas.

El toro, poco picado en varas, fue recibido por Andrés con estatuarios. Después, hubo temple a derechas y encaje y profundidad en el toreo al natural. La labor no dejó de ir a más, dejando siempre la muleta en la cara para ligar los muletazos en redondo. El público rugió con su compatriota, que se adornó con autoridad y concluyó con emocionantes bernadinas. Mató de una estocada arriba en el sitio, impecable, rodando el toro sin puntilla. Las dos orejas fueron inapelables. El regreso del gallo nacional no pudo ser más triunfal.

Lima (Perú), domingo 3 de noviembre de 2019. Plaza de Acho. Feria del Señor de los Milagros. Toros de El Olivar y La Viña (4º y 6º). Correctos de presentación y de poco juego salvo el buen 3º. Enrique Ponce, silencio en su lote; Finito de Córdoba, palmas y silencio; y Roca Rey, dos orejas y silencio. Entrada: Casi lleno. El público obligó a saludar a Roca Rey tras el paseíllo de su regreso a los ruedos. Saludaron los hombres de la cuadrilla de Roca Rey en el tercero. El picador peruano Rafael López dijo adiós a los ruedos tras la muerte del quinto. Lo hizo rodeado de subalternos, picadores y monosabios compatriotas, en medio de una enorme ovación. Llegó incluso a ser paseado a hombros.