Castilla Grande, Roca Rey de Casta y Castella “El Magnífico”


por Carolina Baquero

Con un clima muy agradable en el coso capitalino que albergaba un casi lleno en los tendidos, se llevó a cabo una corrida de historia, tres grandes toreros y el retiro de uno de los más grandes de plata, Wilson Chaparro.

5A95D4EE-C2CC-459B-A3B3-646FD55865B7

Se lidiaron siete toros de la ganadería de Juan Bernardo Caicedo, de excelente presentación y juego desigual. Sobresalió el sexto que fue indultado y segundo de la tarde.

El primer toro de Sebastián Castella tuvo que ser cambiado porque se malogró a la salida del caballo. El primero bis fue un toro bronco, con una embestida incierta; sin embargo tuvo por delante la muleta y la muñeca de Castella, que logró enseñarle a embestir, llevarlo a mejor tiempo y distancia, de lo que quería inicialmente el ejemplar, que trataba de colarse. Las tandas por la derecha fueron largas y profundas, el izquierdo era menos potable. Estocada de gran ejecución. Dos orejas y palmas al toro.

EB8A555B-4BB6-4B61-8770-2A89A05F6D72

No tuvo mucha opción Castella con su segundo, porque se malogró prontamente la mano izquierda, pero era un toro encastado, algo pegajoso pero con motor. Sin embargo, antes de la lesión, el torero francés lo recibió con un cambiado por la espalda y varias tandas por la derecha en el centro del redondel. Antes de matarlo, el torero anunció que regalaba un séptimo toro.


C4C1858F-6B77-4814-939E-E3E3AF09EB8B

El séptimo fue un manso sin clase, lo qué pasa es que tenía qué muleta de frente, de aquellos que son como dicen en México: “no se rajan” … y lo toreó abriendo el compás, estirando el brazo e hipnotizándolo, arrimándose y pasándoselo por el borde de las lentejuelas.

6EFB5228-F3EA-463B-84E7-D57EC5A84D1B

A Andrés Roca Rey es realmente la oportunidad en que más maduro se le ha visto maduro, toreando con mucha lentitud, cada vez evoluciona más; está adquiriendo una tauromaquia muy seria. Además que le correspondió un gran toro, un castaño requemado, bravo, con motor y picante. Gran faena por los dos pitones, mayormente fundamentada sobre el derecho. Temple y torería. Estocada de excelente colocación y descabello. Dos orejas y vuelta al ruedo al toro.

Toro sin fuerza, flojo de remos, el que le correspondió a Roca Rey en segundo lugar. Una lidia de enfermero ante un toro que se caía y no quería ver la muleta. Pases suaves a media altura y después el acero toledano para acabar con el aburrimiento. Pinchazo hondo y estocada efectiva. Palmas. Pitos al toro.

D8AC65D9-4860-4E4E-8C9B-47C192DB1ADA

Juan de Castilla es un torero de no darse por vencido y lo demostró frente al manso primero de su lote, que después de la segunda tanda, cantó la gallina, siempre quería buscar las tablas. Pese a las adversidades el antioqueño le dio los terrenos de las tablas y le dejó bien pegada la muleta al hocico y le ejecutó pases de mucho temple … quizás su momento más grande fue su saludo de rodillas, toreando en redondo. Gran estocada. Oreja y pitos al toro.
030B01C0-E6A3-40F5-A733-C79BAAEB6A76

Juan de Castilla indultó al último de la lidia ordinaria, un toro de nombre Talentoso de 482k ; muy encastado, bravo, noble y con embestida dulce, lo único es que no recibió la puya suficiente para probarlo. La lidia de Juan de Castilla fue de un torero muy entendido, tomándose todo con calma, bajando la mano, ligando y templando. Dos orejas simbólicas.

AEDC8EA4-51A1-4E30-A45E-B2EE3E5E49D1

Se retiró Wilson Chaparro “El Piña”, un torero de plata con corazón de oro, así como lo escribí en mi primer artículo a los 14 años.  Le cortó la coleta su maestro de tantos años, César Rincón , y todos sus compañeros lo cargaron a hombros para en medio de las ovaciones del público dar su gran vuelta al ruedo. Se fue como lo que es, un gran del toreo.

B1232A1B-EF65-4741-95AA-4B92428AEA44