De nuevo arremetida en Bogotá contra la Fiesta.


por Alberto Lopera
Foto : Revista Semana

Foto : Revista Semana

El Concejo de Bogotá en sesión virtual realizada en el día de ayer ha votado afirmativamente una serie de exigencias para la celebración de las corridas de toros en la plaza Santamaría que prácticamente hacen inviable cualquier propósito. Es una clara muestra de querer acabar con las corridas en la capital colombiana y solo falta que la Alcaldesa firme esa aprobación que seguramente será demandada e inviable ante el cumplimiento de la Ley 916 que rige los destinos de la fiesta brava en Colombia.

La iniciativa, aprobada este martes con 32 votos a favor, ha sido presentada por la concejal del partido Alianza Verde Andrea Padilla, y pasará ahora a sanción de la alcaldesa Claudia López.

«Eliminar los instrumentos cortopuzantes y la matanza del toro en la plaza, subir impuestos, reducir fechas y obligar a empresarios a informar del sufrimiento animal y a asumir todos los costos de su fiesta de muerte, será una estocada mortal a esta barbarie», ha escrito Padilla en sus redes sociales en un ataque frontal que pretende poner el fin a las corridas de toros en Bogotá.

Además de prohibir el empleo de puyas, banderillas y estoque, el proyecto recoge que deberá ser el propio empresario de La Santamaría quien se haga cargo de todos los gastos de las actividades que se celebren durante la temporada taurina. Y no sólo eso, sino que la tarifa tributable para espectáculos taurinos subirá del 10 al 20%.

Recordemos que la Corte Constitucional de Colombia se pronunció favorablemente hacia la tauromaquia con el fallo que emitió en 2017 en el que estableció que los festejos taurinos se debían respetar en los municipios donde esa práctica tuviera un arraigo cultural, respondiendo así al veto que el alcalde Gustavo Petro impuso a los toros en el año 2012.